sábado, 17 de septiembre de 2016

Barcelona aplastó a Leganés

FC Barcelona abrió el sábado de fútbol goleando 1-5 al Leganés. Luis Enrique, sin Busquets, probó un 3-4-3. Nuevo show de la MSN en la Liga. El Barcelona consumó de forma contundente su semana de redención tras caer contra el Alavés y, tras castigar con dureza al Celtic en Champions, hizo lo propio con el Leganés en su visita a Butarque (1-cinco).

De nuevo Luis Enrique apostó por las rotaciones en su once inicial. A la ausencia ya famosa de Busquets en el centro del campo se sumó la de Sergi Roberto, que ocupó plaza en el banquillo. Las dos circunstancias favorecieron una modificación de dibujo con defensa de 3 compuesta por Piqué, Mascherano y Umtiti.

El experimento tenía algo de osadía frente a un contrincante que estaba presto a morder desde el arranque sin preocuparle las consecuencias. Carentes de complejos, los blanquiazules apostaron por una presión alta que complicaba la salida de balón visitante. La idea, marcar un tanto tempranero y resistir.

Hombres como Neymar y también Iniesta no se hallaban cómodos en la conducción y a las pérdidas les proseguían veloces contraataques del Leganés, que llevaba riesgo por los extremos y hallaba en Gabriel al canalizador del juego de ataque. Un centro suyo lo cabeceó Medjani sobre el travesaño.

Hacía falta alguien que encendiese la luz del Barcelona y esta vez se ocuparon de hacerlo Messi y Suárez. No habían sobre aviso, no habían intimidado, mas aparecieron para reinventar el relato de los hechos.

A los 15 minutos el argentino bajó hasta campo propio para mandar de primeras un pase en profundidad al uruguayo. Comenzaron entonces los 2 una carrera desbocada paralelamente que terminó en el área, con el primero empujando a la red la asistencia del segundo.

Ya con la calma de ir por delante y con los anfitriones prestos a proseguir intentándolo, el equipo empezó a encontrarse cómodo. Insua forzó al lucimiento de su compañero Serantes en un balón desviado al tiempo que Suárez y Messi volvieron a encontrarse.

Fue a la media hora. Un balón fallecido lo cazó el 'diez' y a la sombra de la media luna fue sorteando contrarios hasta plantarse frente Serantes. Ante la circunstancia de finalizar la acción o bien obsequiarle el tanto a Suárez, escogió la segunda.

Faltaba Neymar por marcar en la llamada 'MSN' y cumplió con su papel. Lo hizo al borde del reposo cuando puso el broche a una jugada que, nuevamente, había comenzado con la combinación de sus 2 compañeros de ataque. Todo sentenciado, a pesar de lo que la grada despidió a los suyos al intermedio chillando 'Lega, Lega'.